A un año de los sismos, Secretaría de Cultura y el INAH presentan avances en recuperación del patrimonio cultural afectado

A casi un año de los sismos del 7 y 19 de septiembre, la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ha realizado una titánica labor en la recuperación del patrimonio cultural afectado por estos fenómenos naturales, que se traduce en la restauración y entrega de más de 450 inmuebles.

CDMX a 19 de Septiembre de 2018.- A casi un año de los sismos del 7 y 19 de septiembre, la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ha realizado una titánica labor en la recuperación del patrimonio cultural afectado por estos fenómenos naturales, que se traduce en la restauración y entrega de más de 450 inmuebles.

Actualmente se intervienen más de 747 y la próxima apertura de nuevos frentes de obra en más de mil 240 edificaciones, con proyectos ya elaborados y los expedientes ingresados a las respectivas fuentes de financiamiento. Asimismo, se tiene un avance de 95 por ciento en la atención de las 42 zonas arqueológicas afectadas.

El primer movimiento telúrico, del 7 de septiembre, dañó el patrimonio cultural de Oaxaca, Chiapas y Tabasco, mientras que el del 19 causó daños en Puebla, Estado de México, Morelos, Guerrero, Ciudad de México, Tlaxcala, Hidalgo y Veracruz. El resultado, en ambos caso, fue la afectación de 2 mil 340 inmuebles con daños diversos, así como de más de 5 mil piezas de bienes muebles e inmuebles por destino.

A las pocas horas de suscitados los sismos, el INAH movilizó a más de mil 200 especialistas de diversas disciplinas, agrupados en 48 brigadas de trabajo, quienes realizaron el censo de los daños en más de 600 municipios afectados de 11 entidades federativas.

Para la coordinación institucional y el seguimiento operativo se constituyó la Oficina de Sismos, integrada por funcionarios del INAH y nueve especialistas de otras instituciones. Asimismo, se integraron los comités Técnico Científico, compuesto por 14 profesionales en restauración del instituto y miembros de diversas universidades, y de Emergencia, constituido por la Dirección General del INAH, las secretarías Técnica y Administrativa, y las coordinaciones nacionales involucradas en la restauración de los bienes patrimoniales.

La labor que realiza el INAH en Chiapas, donde resultaron dañados 114 inmuebles, ha derivado en la restauración de ocho construcciones patrimoniales y tres zonas arqueológicas que sufrieron daños en sus unidades de servicio. Además, se concluyó la restauración de ocho imágenes religiosas en el Templo de San Andrés, municipio de San Andrés Larráinzar, y de 12 tallas en el Convento de San Lorenzo, municipio de Zinacantán.

Actualmente se restauran 53 inmuebles con daño menor y próximamente se abrirán nuevos frentes de restauración en el Museo de San Cristóbal de Casas-Musac; en el Teatro Zebadúa, el Museo Na Bolom y La Enseñanza-Casa de la Ciudad, en San Cristóbal de las Casas; y en el Museo Arqueológico del Soconusco, en Tapachula.

El estado de Oaxaca fue el más afectado por los dos movimientos telúricos y donde se reportó la mayor cantidad de inmuebles dañados: 587, hasta el momento se cuenta con 31 inmuebles concluidos y 24 en proceso de restauración, cuatro zonas arqueológicas atendidas, así como la restauración de tres bienes muebles y siete más están en curso.

En Tabasco, se reportaron un total de 27 bienes culturales con afectaciones, siete de los cuales son propiedad de particulares, el INAH atendió ocho con daños menores, entre los cuales están las zonas arqueológicas de Comalcalco y Malpasito, así como la Ex Aduana Marítima, edificio civil que data de 1872; queda pendiente la restauración de la Estela 4 de la Zona Arqueológica de Moral-Reforma, que está en exhibición en el Museo Dr. José Gómez Panaco, en el municipio de Balancán.

En lo que concierne al estado de Puebla, cuyos daños se presentaron en 621 inmuebles, el INAH concluyó la restauración de 114 monumentos y 30 bienes muebles; 279 están en proceso de obra.

Las labores de recuperación del patrimonio cultural afectado en el Estado de México, donde se contabilizaron 279 inmuebles dañados, han permitido la entrega de 49 monumentos, de éstos, dos son zonas arqueológicas; asimismo, 27 inmuebles están en fase de entrega-recepción y 20 en proceso de obra.

Por su parte, en Guerrero, de los 95 inmuebles afectados, se han entregado 18 monumentos; se atienden 26 con daño menor, 13 con afectaciones moderadas y ocho con daños graves, entre ellos está la Parroquia de Santa Prisca, en el municipio de Taxco, cuyo avance es de 24 por ciento.

En Morelos, cuyo universo de daños es de 259 inmuebles, se han recuperado 67 monumentos y siete bienes muebles; en proceso de restauración se encuentran 170 bienes culturales.

Mientras que en Tlaxcala, con 134 inmuebles dañados, a la fecha 50 ya se han restaurado, y están en proceso de intervención tres monumentos históricos, además se atienden bienes muebles de cinco recintos religiosos.

En tanto, en Veracruz, que tuvo 14 monumentos dañados, se han restaurado siete, y actualmente cinco están en proceso y tres más iniciarán en breve.

En Hidalgo, los inmuebles afectados fueron 13, de los cuales ocho ya se recuperaron —cinco fueron atendidos por municipios y comunidad— y está por iniciarse la intervención de la Biblioteca Antonio Peñafiel, que forma parte del Ex Convento de San Francisco, en Pachuca.

El INAH cuenta con dos mecanismos fundamentales para la atención de daños en caso de contingencias: los seguros para resarcir daños accidentales, sean por causas naturales o antrópicas; y los recursos que aporta el Fondo Nacional para Desastres Naturales (Fonden), que le permiten actuar en las acciones inmediatas emergentes o en las tareas de reconstrucción o restauración de los bienes culturales, en aquellas catástrofes declaradas por el gobierno federal como desastre natural.

Asimismo, el instituto ha llevado a cabo las acciones necesarias para acceder a los recursos del Fonden, en caso de que se registraran fenómenos catastróficos de orden telúrico o volcánico, por lo que el patrimonio cultural de la nación está protegido ante las contingencias o desastres que lleguen a ocurrir.

Tras la convocatoria emitida por el instituto a técnicos y profesionales para participar en las labores de recuperación del patrimonio cultural afectado, se cuenta con la colaboración de 103 empresas especializadas en conservación y restauración, cuyo trabajo se realiza bajo la supervisión del INAH.

Se han establecido convenios con la UNAM, la Federación de Colegios de Arquitectos de la República Mexicana, el ICOMOS Mexicano y la Conferencia del Episcopado Mexicano, para sumar a estos actores relevantes al proceso de recuperación del patrimonio cultural.

Las comunidades afectadas son parte fundamental en los trabajos de restauración de su patrimonio cultural, apoyando esta labor en pro de la conservación de su legado patrimonial, incluso, a veces, proporcionando recursos para tal quehacer. Otra vía de financiamiento han sido las donaciones hechas por la iniciativa privada y la sociedad civil, a través de fundaciones como Slim, Harp Helú, Mary Street Jenkins.

Se ha contado con el apoyo económico de la Secretaría de Turismo en la restauración de inmuebles específicos, como La Pila, en Chiapas, la Parroquia de Santa Prisca, en Guerrero, y el Templo de los Remedios, en Puebla.

Asimismo, se cuenta con la colaboración internacional de la Unión Europea, los gobiernos francés, húngaro y alemán; maestros y estudiantes de la Universidad de Roma Tre, de Italia, que elaboran proyectos para la restauración de inmuebles patrimoniales dañados; en tanto la Embajada de Estados Unidos en México destinó 200 mil dólares para el proyecto de restauración del Ex Convento de San Martín de Tours, en Huaquechula, Puebla.

También se cuenta con el apoyo de la UNESCO, a través de su Centro de Patrimonio Mundial, que mantiene una coordinación permanente y canaliza recursos al proyecto de reestructuración del magno Conjunto Conventual de La Asunción, en Tochimilco, en la entidad poblana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *